sábado, 12 de agosto de 2017

MOISÉS, LA LIBERTAD GEOMÉTRICA CON LÍMITES EXPRESADA DESDE LA RESPONSABILIDAD

En una mirada donde combina una lectura judaica de la libertad junto con su visión psicoanalítica, que se sintetiza con el enfoque universal de la libertad, Susana Grimberg acaba de publicar " Geometría de la Libertad", basada en la figura de Moisés, el líder por excelencia del pueblo hebreo y puesto como paradigma de la autoridad democrática en la biblia hebrea (condujo a su pueblo cuarenta años en el desierto hasta las puertas de la tierra prometida).
Moisés sufrió junto al pueblo judío, dialogó con Dios cara a cara, fue  el transmisor de los diez mandamientos; siempre mostrándose como un ser humano con falencias.
“La Libertad es una armoniosa geometría con límites” interpreta Liliana Díaz Mindurry tomando las palabras de la autora.

Escrito en forma de   poemas narrativos que sobrevuelan la figura de Moisés, el Legislador y profeta por antonomasia., Grimberg divide la vida de Moisés en el número cabalístico de siete partes ("Agua", "Reloj de sol", "Reloj de arena", "Las voces del silencio", "Mar Rojo", " La Voz", "Hacia la libertad"), el lector entra en el nacimiento de Moisés (y el origen incierto o mítico), el crecimiento y la conciencia del origen, la expulsión del mundo faraónico, el Éxodo, las plagas, los Diez Mandamientos, y el deseo indecible de lo eterno pese a la imposibilidad de nombre y lugar: la libertad desde la responsabilidad. 

Prosigue Diaz Mindurry "Me permito ver en ello el camino de cualquier hombre, de todos, el origen perdido, envuelto en lo que se dice, lo que otros dicen (un niño sin nombre/ sin origen/ sin tierra), la conciencia de todo esto y la soledad consiguiente (Del origen perdido/ a lo por conocer. //A lo por saber), la rebelión adolescente y la expulsión o autoexpulsión que sucede a partir de ello ( El extranjero,/ lo extraño de sí). La vida que sigue como peregrinaje (Noche./ Caminar las estrellas/ una por una) y pruebas (Las langostas comen el aire) , la ley interior (La multitud/ anhelante/ pide, /clama, /ruega por la Ley) y la madurez como encuentro con la propia libertad ( la mirada/ mira/ el resplandor). 

Y como lo expresa Grimberg en uno de los poemas relatando el nacimiento de Moisés y la "milagrosa salvación" de la muerte cuando es rescatado por la hija del faraón " Aguas para ocultar, aguas para mecer. El río sostiene un arca de palabras, mudas, invisibles. Lejanamente cerca, apenas: un llanto. Un niño sin nombre. Sin origen. Sin tierra. Es un niño y el agua .Ojos color uva moscatel, piel aceitunada, lágrimas contenidas. Ahogados en una tristeza punzante. Perder para dar vida. Silenciosas, las manos decididas, empujan la canasta. Otras manos descubren el regalo de los dioses. Nadie mira. Sólo ella, la princesa. Blancura, vientre vacío. Translúcida como su alegría, el agua, espejo de la maternidad robada. La inmensa pequeñez, ignorante de donde se halla, levanta los brazos. Le grita al sol. No logra apresarlo. Llora.  La princesa lo oye. Oye el llanto, las lágrimas, el hambre que duele. Ordena quedar sola. Sola para buscar. Sola para encontrar. Para encontrarse.

Fuente: Grimberg, Susana " Geometría de la Libertad", Ruinas Circulares, Buenos Aires, 2017
http://www.ruinascirculares.com/ebook/ebook.php?id=111








No hay comentarios:

Publicar un comentario